Rapa Nui adopta el reciclaje como estilo de vida

Últimamente el tema del reciclaje se ha convertido en una preocupación de carácter mundial. Sin embargo, en Rapa Nui dejó de serlo para convertirse en un estilo de vida, donde la reducción, separación y reutilización de residuos es pan de cada día.

En la actualidad existen dos vertederos y la Planta de Acopio y Reciclaje Orito, que diariamente recibe desechos como plástico, vidrio, cartón y aluminio. Estos desechos son obtenidos directamente de las viviendas y también desde los puntos limpios que se encuentran en diversos lugares. Todo esto es compactado y enviado al continente vía marítima, para así descontaminar Rapa Nui.

El reciclaje es primordial para la conservación del patrimonio cultural, fauna marina y el medio ambiente en general. Por ello es que la Planta de Acopio y Reciclaje Orito llegó a la isla para formalizar e institucionalizar el sistema de acopio de residuos.

En sus inicios, en el año 2002, era solo una camioneta la que recorría la isla, pero luego comenzó a realizarse el trabajo de concientización de sus habitantes, separando y recolectando desechos como latas, cartones y, principalmente, plástico.

Actualmente la planta ha crecido y dispone de puntos limpios en toda la isla, para acercar el reciclaje a las personas. “La gente ha tomado conciencia respecto de la separación de desechos, lo que ha generado un impacto positivo, considerando que se facilita la tarea de recolección y posterior compactación de residuos para su envío marítimo al continente”, señaló Marco Haoa Chaves, encargado de Procesos de la Planta Orito.

La solución verde del problema: Compostaje

Diversas son las instancias que los isleños tienen para cuidar el medio ambiente y reciclar, siendo una de ellas el compostaje. Diego Campos, representante de CompostChile, cuenta que “la idea partió al ver la cantidad de desperdicios en la isla que, al ir observando y realizando estudios, gran parte de ellos resultaban ser orgánicos.”

CompostChile mantiene un compromiso profesional de sostenibilidad reconocida a nivel nacional e internacional en torno a la educación y gestión ambiental. El proyecto implementado consiste en la instalación de un recipiente de plástico en donde se van depositando los restos orgánicos de frutas, verduras y desechos comunes de una cocina, disminuyendo así el nivel de basura en los hogares.

En 2010 instalaron 300 composteras y actualmente hay más de 800 funcionando en los hogares de Rapa Nui, las que han impactado positivamente, considerando que hay menos basura en la isla, y la reducción de los residuos orgánicos a través del proceso de compostaje le da una nueva vida útil a los desechos que beneficia los cultivos agrícolas, el cuidado de jardines y áreas verdes urbanas en general.

Pensando a futuro

Este año se han erradicado en un alto porcentaje el uso de bolsas plásticas, siendo una iniciativa de los propios comerciantes de la isla. Hoy en día es común ver a cada habitante con su propia bolsa de género o biodegradable, para evitar solicitar las dañinas bolsas de nylon.

Es evidente la preocupación de los habitantes de Rapa Nui respecto del cuidado del medio ambiente. “Tomé conciencia del daño que le estamos haciendo al planeta, entonces dije: ¿Por qué no aportar con algo tan sencillo como reciclar?”, señala Marcela Ángel, usuaria de compostera y punto limpio.

El reciclaje y reducción de residuos parte por casa, nos indica Sandra Figueroa, vecina del sector Mataveri y usuaria de los puntos limpios. “Reciclo residuos orgánicos e inorgánicos. Los orgánicos son desechos propios de la cocina, los que convierto en compost. Los inorgánicos provienen de las botellas de agua, latas de bebida, cajas en las que viene la mercadería. Las latas y botellas, las lavo, estilo y aplasto. Las botellas de vidrio las lavo y quito etiquetas para llevar todo a los puntos de reciclaje”, comenta.

Orito cumple un rol fundamental al dar soluciones prácticas y cercanas a los habitantes de la isla. “Somos pioneros en el tema del reciclaje en la isla, por lo que cargamos con una gran responsabilidad al intentar seguir dando soluciones al tema del acopio y reciclaje de residuos”, menciona Marco Haoa.

Por su parte, el Colegio San Sebastián Akivi, según lo expuesto por José Fernández, encargado de Convivencia del establecimiento, está implementando un programa de reciclaje que estará operativo a fines de agosto.

Durante el Día del Medio Ambiente se dará inicio a este proyecto, que consistirá en la instalación de receptores de residuos demarcados y separados para cada tipo de desecho que serán retirados por el camión recolector de la Planta Orito.

Por su parte, Juan Pablo Rivera, asistente de la Educación del colegio, enfatiza en el rol de los niños y niñas en este proceso, quienes aprenderán sobre cómo y dónde reciclar al interior de las dependencias del colegio, así como en sus hogares.


Autora: Martina Herrera

Estudiante del 7mo básico del Colegio San Sebastian de Akivi